La Nuez - Balance energético y peso corporal

Parece plenamente demostrado que el consumo regular de nueces se asocia a una disminución del riesgo de mortalidad por enfermedad cardiovascular. Aún así, hoy día se perciben los frutos secos como alimentos ricos en grasa y por tanto como alimentos que pueden provocar un aumento de peso cuando son introducidos en nuestra alimentación. Así pues, ¿debemos recomendarlos a nuestros pacientes? ¿Promueven realmente un aumento de peso cuando son incorporados a la dieta?

De momento no ha habido ningún estudio de intervención dietética que haya evaluado este posible aumento de peso como objetivo principal. Así pues, para esclarecer este tema debemos revisar los estudios existentes hasta el momento.

Los estudios epidemiológicos observacionales publicados no encontraron relación entre mayor peso corporal y consumo de frutos secos. En el Adventist Health Study y el Nurses Health Study se halló una relación inversa entre consumo de frutos secos y índice de masa corporal.

En estudios controlados de intervención dietética en pacientes con normopeso tampoco se halló ganancia de peso cuando las dietas con frutos secos eran isocalóricas. McManus (2001) no encontró ganancia de peso, incluso parecía haber tendencia a la pérdida de peso, en individuos con dietas moderadamente ricas en grasa con frutos secos respecto a los individuos en dieta control baja en grasa.

Existen varias posibles explicaciones a este hecho. Podría existir una absorción incompleta de la energía procedente de los frutos secos, un posible aumento de la sensación de saciedad y/o una disminución de la ingesta de otros alimentos (se compensaría el exceso energético de la dieta a partir de los frutos secos disminuyendo la ingesta de otros alimentos), un mayor gasto energético por parte de los voluntarios durante el período de estudio, o podría tratarse de una simple relación casual: los individuos obesos podrían tener tendencia a evitar los frutos secos de manera que en los estudios epidemiológicos se observaría un menor consumo en este grupo de población y por el contrario un mayor consumo en individuos delgados.

Todos estos datos nos indican que se necesita todavía más investigación en este campo para poder llegar a comprender totalmente la relación entre consumo de frutos secos y peso corporal. Mientras tanto, no hay razón alguna para no recomendar la introducción de frutos secos en la población.

Ponencia del Dr. Joan Sabaté en la 3ª Conferencia "Nueces: alimentos naturales, alimentos funcionales" celebrada en Madrid el 7 de noviembre de 2002