Nueces y Función Endotelial

El endotelio sano está constantemente liberando óxido nítrico, que evita la adhesión en las paredes de vasos sanguíneos y disminuye la constricción vascular, lo que provoca una menor formación de placas. Existen varios nutrientes que pueden mejorar la función endotelial, todos ellos presentes en las nueces: ácidos grasos omega 3, folato, arginina y compuestos antioxidantes, por eso últimamente se están realizando varios estudios para profundizar más en los mecanismos cardioprotectores de las nueces.

Actualmente se mide la función endotelial mediante la dilatación endotelial mediada por el flujo, la llamada FMD (Flow-mediated dilation) que mide el % de cambio del diámetro en los vasos sanguíneos como respuesta a un aumento del flujo sanguíneo. Varios estudios muestran que la dilatación mediada por el flujo es menor en pacientes con factores de riesgo de enfermedad cardiovascular. Recientemente, ensayos con fármacos hipolipemiantes muestran que el tratamiento farmacológico hace aumentar la FMD, y estudios con tratamiento dietético hipolipemiante muestran también un aumento de la FMD post tratamiento dietético.

 

Actualmente no hay estudios publicados sobre el efecto de las nueces en la FMD. Sin embargo, sí existen evidencias clínicas del efecto de varios componentes bioactivos presentes en las nueces sobre la FMD. Los ácidos grasos omega 3, la arginina y los antioxidantes como los polifenoles o la vitamina E incrementan la FMD. Así pues, además de disminuir los niveles de colesterol, las nueces pueden reducir el estrés oxidativo, reducir la oxidación de las LDL, aumentar la producción de óxido nítrico y reducir la inflamación en las paredes vasculares gracias a su excelente composición nutricional.

Ponencia de la Dra. Sheila West en la 3ª Conferencia "Nueces: alimentos naturales, alimentos funcionales" celebrada en Madrid el 7 de noviembre de 2002