Información nutricional

Composición y efectos saludables

Contenido calórico (kcal) 674.0
Proteínas (g) 14.5
Carbohidratos (g) 11.1
Fibra (g) 5.9
Contenido graso total (g) 63.8
Ácidos grasos saturados (g) 5.2
insaturados monoinsaturados (g) 11.6
poliinsaturados (g) 44.2
Colesterol (mg) 0
Vitamina E (mg)* 2.92
Fitoesteroles (mg)* 72.0

Valores expresados en % en peso (g/100 g de alimento).
Favier JC, Ireland-Ripert J, Toque C, Feinberg M. Répertoire général des aliments. Table de composition. INRA Ed, 1995
* USDA. Nutrients in 100 g of tree nuts, 2002.

El 90% de las grasas de la nuez son insaturadas; contiene ácidos grasos poliinsaturados esenciales Omega 3 y Omega 6 que reducen el nivel de colesterol de la sangre y protege de enfermedades del corazón. Estos ácidos grasos diferencian las nueces de los otros frutos secos y de la mayoría de los alimentos. La proporción entre ácidos grasos saturados y poliinsaturados que contiene la nuez es de 1 a 7, proporción difícil de encontrar en otros alimentos naturales. Su consumo diario, en sustitución de grasas saturadas, reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Es el fruto seco más saludable para el corazón. Contienen cantidades considerables de ácido alfalinolénico (6,8% del contenido graso), relacionado con la disminución del colesterol.

Las nueces son una interesante fuente de proteínas de origen vegetal, con un importante contenido de arginina relacionada también con la prevención de enfermedades cardiovasculares.

Las nueces se consideran un importante antioxidante gracias a su contenido en vitamina E, que previene del envejecimiento, de ciertos tipos de cáncer y de enfermedades cardiovasculares. Aportan cantidades apreciables de vitaminas B1 y B6 que favorecen el buen funcionamiento de los músculos y el cerebro. Las nueces proporcionan minerales como el cobre, el zinc, el potasio, el magnesio y el fósforo

Las nueces son ricas en fibra, que beneficia el tránsito intestinal y previene varios tipos de cáncer, como el de colon.

 

Componentes nutricionales mayoritarios y minoritarios de las nueces

La primera característica notable de las nueces, como alimentos de origen vegetal, es su elevado contenido en proteínas, que se sitúa en torno al 14-18% de su peso. Se trata además de una proteína relativamente baja en lisina y a su vez rica en arginina, aminoácido con efecto immunomodulador y precursor del óxido nítrico, capaz de reducir la adhesión y la agregación de las plaquetas.

La composición lipídica de las nueces es una de sus características principales: son pobres en ácidos grasos saturados, con un contenido bajo, respecto a otros frutos secos, en ácidos grasos monoinsaturados y un elevado contenido en ácidos grasos poliinsaturados de tipo w-6 (ácido linoleico) y w-3 (ácido linolénico). Al ser de origen vegetal no poseen colesterol, pero si en cambio otros esteroles como el *-sitosterol, el avenasterol o el campesterol que podrían disminuir la absorción del colesterol a nivel intestinal.

Como en el resto de frutos secos, el contenido en hidratos de carbono es bajo y el contenido en fibra es elevado, entre un 3 y un 5% del peso del alimento. En general las variedades americanas contienen menor proporción de fibra y muestran una consistencia más blanda que las europeas.

Además, las nueces poseen gran variedad de compuestos antioxidantes como el * y *-tocoferol (vitamina E), el licopeno, el *-caroteno y otros que actúan como sistema de protección secuencial frente a la oxidación del organismo evitando la acción de los radicales libres. El potencial antioxidante de las nueces previene también la oxidación de las LDL, evitando así la agregación de éstas a la pared arterial.

El aporte mineral de las nueces es también interesante: aportan calcio, potasio, magnesio y además son pobres en sodio.

Ponencia del Dr. Ramon Segura en la 3ª Conferencia "Nueces: alimentos naturales, alimentos funcionales" celebrada en Madrid el 7 de noviembre de 2002